Páginas

10 de agosto de 2015

Hay que pagar ciertas cosas, otras siempre se quedan debiendo

"Cuando le mentimos a una mujer volvemos a ser el niño desvalido que no tiene asidero en su desamparo. La mujer, como las plantas, con las tempestades de la selva, como el fragor de las aguas, se nutre de los más oscuros designios celestes. Es mejor saberlo desde temprano. De lo contrario, nos esperan sorpresas desoladoras."

Álvaro Mutis, La Nieve del Almirante, 1986
Enviar um comentário